EL ENGAÑO

Una de las pocas satisfacciones que nos ha dado este 2020 es ver como la productora Blumhouse se ha propuesto potenciar un nuevo subgénero dentro de las pelis de tarde: el de terror. Quizás no sea el más apropiado para las siestas, pues los sobresaltos no casan bien con el sueño ni con la digestión, pero con «Welcome to de Blumhouse», una colección de 4 películas realizadas en exclusiva para Amazon, parece que han logrado fusionar el miedo y la somnolencia de forma exitosa.

Por lo menos eso es lo que se puede deducir tras el estreno de la primera de ellas, «El engaño», cuyo título ha sido objeto de debate entre los expertos críticos cinematográficos. «¿A qué se deberá?», se preguntan, «¿Es por la concatenación de engaños que se suceden en la película? ¿Es por la sensación de engaño que sufre el espectador ante su visionado?». Pero la respuesta es simple y solo se encuentra en esta humilde web: Blumhouse juega, precisamente, al engaño, camuflando una peli de tarde bajo la apariencia de un thriller familiar psicológico moderno, evitando incorporar la palabra «letal», «fatal» o «mortal» al título para que sean los propios amazoners (suscriptores de Amazon), cuando se percaten de que el lugar del film está en la sobremesa, los que añadan el adjetivo omitido, transformando así la experiencia en una suerte de peli de tarde interactiva.

La historia nos presenta a una familia rota: un matrimonio separado y una adolescente que parece sufrir las consecuencias de esta ruptura. La mujer es una abogada seria y disciplinada, mientras que él es un músico alternativo y algo desordenado. Seguramente estos polos opuestos se atrajeron fuertemente en algún momento, pero parece que ya no. La hija, que hace ballet, tira más por el padre porque es más enrollado y seguramente fume porros y coma pizzas tres veces por semana, mientras que la madre tiene más pinta de brécol. La tensión familiar se dispara cuando la niña, que está en una edad difícil, mata a una compañera de ballet y sus progenitores tratan desesperadamente de encubrirla.

La familia haciendo piña.

Hasta aquí tenemos una peli de tarde de manual, y más si os digo que la adolescente depende de un inhalador para no ahogarse cada poco tiempo por el estrés que le supone lo de haber matado a su amiga. Un clásico. Por si fuera poco, quien toma las riendas de asunto es el padre alternativo en vez de la exitosa abogada, que se fía de todo lo que le propone su ex, porque aún le gusta un poco bastante y prefiere guiarse por sus consejos en vez de consultar el código penal. Así no paran de cagarla constantemente.

Debo destacar que hay un plano onírico, con la niña mirando por la ventana a un globo rosa, que despista un poco. «A ver si esto quiere decir algo profundo y al final no es una peli de tarde», podría darnos por pensar. Pero no, que no nos engañen. Es una peli de tarde.

Imagen con pretensiones oníricas que no engaña a nadie.

Puntuacion: 2/5 bostezos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *